About ATEXIS


Since 2011, we have been growing and developing our operations in the four countries where the ATEXIS Group is located: France, Germany, Romania, and Spain. Today, we have more than 1000 employees.

ATEXIS’ expertise ranges from RAMS engineering studies to In-Service Support and the complete portfolio of services and solutions in the Integrated Logistics Support (ILS) cycle, including Technical Documentation, the development of maintenance concepts, eLearning solutions, and customized training plans. Our Manufacturing Support services are backed by our in-depth experience in Technical Documentation and expert knowledge of the product itself.

read more

History

read more about our history

company-presentation-contact-2

Contact & Locations

Today, the ATEXIS Group comprises integrated companies in France, Germany, Romania, and Spain. Our team has grown to more than 900 employees in recent years. We tailor our services and solutions to our customers’ requirements, from consulting services in close proximity to our customers up to transnational projects. The contact section shows you where to find us and how to reach us.

read more

News and Dates

ATEXIS is a rapidly developing and dynamic company. Here, we are pleased to share our most recent news, activities and success stories with you.

Sevilla, 26 de octubre. La compañía de servicios técnicos Atexis Spain se ha convertido en proveedor único de Airbus Defence and Space (Airbus DS) para desarrollar la formación aeroespacial vinculada a sus programas A400M, MRTT y L&M, de transporte militar, reabastecimiento en vuelo y transporte medio ligero, respectivamente. Desde el Training Centre de Airbus DS, situado junto al Aeropuerto de San Pablo de Sevilla, Atexis Spain impartirá los cursos de capacitación para pilotos, tripulantes de cabina, supervisores de carga, operadores de sistemas de misión y técnicos de mantenimiento necesarios para el desempeño óptimo de estas aeronaves.

 

Atexis Spain, que imparte más de 500 cursos al año, desarrollará todo el proceso formativo de estos nuevos profesionales: desde el diseño del material formativo, a través de manuales y clases impartidas por sus instructores, hasta el empleo de tecnologías más avanzadas, como simuladores de vuelo o Computer-Based Training (CBT). Tras superar la formación, estos profesionales estarán capacitados para operar en más de 680 aeronaves que Airbus DS, líder mundial de la industria aeroespacial, tiene repartidas actualmente por unos 60 países.

 

A lo largo de 2017, Atexis Spain formará a casi 4.000 de estos profesionales a través de 4.350 sesiones formativas. Como explica su director general, Jesús Estepa, convertirse en proveedor único de formación técnica de Airbus DS es “todo un reconocimiento a nuestra labor como proveedores de personal especializado, que precisa unos requerimientos muy específicos y cualificados que no sólo nos obligan a innovar desde el punto de vista técnico, sino también en la gestión de recursos humanos”.

 

 

Colaborador estratégico de un líder mundial

Estos nuevos contratos de formación técnica se suman a otro reciente hito en la trayectoria de Atexis Spain, que hace apenas unos meses logró convertirse en el proveedor de Airbus DS con la mayor asignación de servicios de documentación técnica de mantenimiento sujetos a licitación. De esta forma, la filial del grupo Alten se ha posicionado como un actor clave en el llamado Apoyo Logístico Integrado (ILS), una disciplina orientada a que los sistemas complejos –como equipos aeronáuticos, navales o de defensa terrestre– tengan mayor longevidad y disponibilidad con menores costes de operación y mantenimiento.

 

Por otra parte, Estepa señala que la adjudicación de estos contratos supone “un gran apoyo en la consolidación y aumento de nuestra plantilla”, que desde la creación de Atexis Spain en 2011 ha ido creciendo en un 25 % anual hasta situarse en los actuales 300 empleados.

 

 

Acerca de Atexis

Atexis es una compañía internacional creada en 2011 y perteneciente al grupo Alten, con más de 900 empleados y centros de operaciones en España, Francia, Alemania, Rumanía e India. Atexis Spain tiene sedes en Sevilla y Madrid, además de presencia en las instalaciones de Airbus Helicopters en Albacete. Aunque está muy ligada a los sectores aeronáutico y naval, también mantiene importantes cuotas de mercado en sectores como la defensa terrestre, el ferroviario y el energético, y ha iniciado nuevas líneas de innovación y servicios en otros sectores con gran potencial en la implantación del proceso de ILS. Todo ello sitúa a Atexis Spain como una de las principales compañías españolas de ingeniería global.

En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor. Una olla de algo más vaca que carnero, salpicón las más noches, duelos y quebrantos los sábados, lantejas los viernes, algún palomino de añadidura los domingos, consumían las tres partes de su hacienda. El resto della concluían sayo de velarte, calzas de velludo para las fiestas, con sus pantuflos de lo mesmo, y los días de entresemana se honraba con su vellorí de lo más fino. Tenía en su casa una ama que pasaba de los cuarenta, y una sobrina que no llegaba a los veinte, y un mozo de campo y plaza, que así ensillaba el rocín como tomaba la podadera. Frisaba la edad de nuestro hidalgo con los cincuenta años; era de complexión recia, seco de carnes, enjuto de rostro, gran madrugador y amigo de la caza. Quieren decir que tenía el sobrenombre de Quijada, o Quesada, que en esto hay alguna diferencia en los autores que deste caso escriben; aunque, por conjeturas verosímiles, se deja entender que se llamaba Quejana. Pero esto importa poco a nuestro cuento; basta que en la narración dél no se salga un punto de la verdad.

Es, pues, de saber que este sobredicho hidalgo, los ratos que estaba ocioso, que eran los más del año, se daba a leer libros de caballerías, con tanta afición y gusto, que olvidó casi de todo punto el ejercicio de la caza, y aun la administración de su hacienda. Y llegó a tanto su curiosidad y desatino en esto, que vendió muchas hanegas de tierra de sembradura para comprar libros de caballerías en que leer, y así, llevó a su casa todos cuantos pudo haber dellos; y de todos, ningunos le parecían tan bien como los que compuso el famoso Feliciano de Silva, porque la claridad de su prosa y aquellas entricadas razones suyas le parecían de perlas, y más cuando llegaba a leer aquellos requiebros y cartas de desafíos, donde en muchas partes hallaba escrito: La razón de la sinrazón que a mi razón se hace, de tal manera mi razón enflaquece, que con razón me quejo de la vuestra fermosura. Y también cuando leía: …los altos cielos que de vuestra divinidad divinamente con las estrellas os fortifican, y os hacen merecedora del merecimiento que merece la vuestra grandeza.

Con estas razones perdía el pobre caballero el juicio, y desvelábase por entenderlas y desentrañarles el sentido, que no se lo sacara ni las entendiera el mesmo Aristóteles, si resucitara para sólo ello. No estaba muy bien con las heridas que don Belianís daba y recebía, porque se imaginaba que, por grandes maestros que le hubiesen curado, no dejaría de tener el rostro y todo el cuerpo lleno de cicatrices y señales. Pero, con todo, alababa en su autor aquel acabar su libro con la promesa de aquella inacabable aventura, y muchas veces le vino deseo de tomar la pluma y dalle fin al pie de la letra, como allí se promete; y sin duda alguna lo hiciera, y aun saliera con ello, si otros mayores y continuos pensamientos no se lo estorbaran. Tuvo muchas veces competencia con el cura de su lugar -que era hombre docto, graduado en Sigüenza-, sobre cuál había sido mejor caballero: Palmerín de Ingalaterra o Amadís de Gaula; mas maese Nicolás, barbero del mesmo pueblo, decía que ninguno llegaba al Caballero del Febo, y que si alguno se le podía comparar, era don Galaor, hermano de Amadís de Gaula, porque tenía muy acomodada condición para todo; que no era caballero melindroso, ni tan llorón como su hermano, y que en lo de la valentía no le iba en zaga.

Top